Abrir las puertas de tu mente es posible

Descubre lo que puedes conseguir con hipnosis

¿Por qué he sido siempre el raro?

Hola.

Perdona que no me dirija a ti por tu nombre, algo obvio ya que todavía ni siquiera te he dado la oportunidad de decírmelo, aunque si quieres dejármelo, un poquito más abajo, vas a tener la oportunidad de hacerlo.

Bueno, a lo que voy, a eso de por qué he sido siempre el raro.

Ya de pequeño me gustaba el ocultismo, lo paranormal, no para anormal, que también, lo esotérico y lo místico.

No es que no me gustara jugar al fútbol, todo lo contrario, ya que me pasaba casi todo mi tiempo libre en el patio del colegio dando patadas al balón.
¡Cuantas veces habrá ido a buscarme mi padre al patio!
Y todas esas veces me llevaba un bofetón por hacerlo salir de casa.

El caso es que empecé a interesarme por todos estos temas y claro, la hipnosis allá por los años 80 todavía estaba encasillada dentro de lo que podemos llamar parapsicología.

Yo, como mucha gente, más de media España, imagino, había visto algún espectáculo de hipnosis y me decía a mí mismo lo guay que sería hipnotizar a alguien para que hiciera lo que yo quisiera.

¡Lo que hace la ignorancia!

En ese momento veía a alguien comerse una cebolla como si fuera una manzana, taparse las vergüenzas porque se creía que estaba desnudo en el escenario o al contrario, veía él a toda la gente desnuda y le hacían los ojos chirivitas.

Así, las cosas, allá por los años 90 comencé mi andadura con la hipnosis y entonces se me quedó una premisa grabada a fuego y es que:

En estado de hipnosis nadie hace nada que no quiera hacer o que atente contra su ética o su moral.

¡Adiós a mi perspectiva de que alguien hiciera lo que yo quisiera!
Después, en terapia, todos son personas con una situación concreta que quieren resolver en su vida.

Perdona por tanta cháchara y tanto hablar de mí, eso sí, si quieres conocerme más, te lo dejo en la página sobre mí.

Lo mismo es que has llegado a esta página porque necesitas un profesional de la hipnosis para que te ayude a resolver algo en tu vida que te impide sentirte bien.

 

Aquí es donde entro yo.

No voy a decirte que soy el mejor y que vas a obtener un resultado del 100%, porque eso sería mentirte. Además, tampoco puedo garantizarte resultado alguno, ya que dependiendo de la situación en la que te encuentres, a lo mejor no puedo ayudarte.

Lo que sí voy a decirte es que soy una persona empática a la que le gusta ayudar en lo que puedo y en lo que sé y de lo que sé es de hipnosis.

Otra cosa, si consideras que solo digo chorradas, abandona esta página, porque para ti seré un imbécil.

Ahora sí, si te decides a iniciar una terapia conmigo, puedes dejarme tu email pinchando aquí.

Servicios

Estrés

Descubre y elimina los factores que impulsan tus mecanismos de enfrentamiento, huida o paralización

Adicciones

Supera tu adicción con la ayuda de la hipnosis y las ganas que le pongas tú mismo/a

Fobias

Pueden haber tantas fobias o miedos irracionales como personas. Supera la tuya

Deporte

Utiliza la hipnosis para potenciar tus metas deportivas mejorando tus tiempos o eliminando nervios previos

Oposiciones

Prepara tu oposición preparando tu cerebro para la asimilación de contenidos y memorización

Estudio

Aumenta tu concentración para estudiar y evita nervios en los exámenes

Solicita tu terapia on line o en audio

Qué dicen de mí

Joan Luz director de la Escuela Oficial de Hipnosis (EOH).

Destacamos la labor de Pablo Rubio Canelada como hipnoterapeuta colegiado en Navarra SIHC-ESP-2019-2046 que en su labor ha dado a conocer técnicas que nos permita tener más alternativas a la hora de la práctica, la inducción, la profundización de la hipnosis y la aplicación de distintos tratamientos.

En primer lugar como hipnoterapeuta, destaca su humanidad, creatividad, intérprete y director, que utiliza los conocimientos y recursos adecuados y necesarios para introducir el trance hipnótico.

Ha enseñado el método o protocolo de Hipnosis Clínica, y este protocolo ha ido desplazando, en la medida que se ha puesto en práctica en todo el mundo, a las técnicas y métodos que requieren una acción, en la que él como hipnoterapeuta es un actor que tiene que utilizar su voz y sus acciones de manera que convenza.

Al utilizar la palabra actor, no se hace referencia al aspecto teatral, de espectáculo o de exhibicionismo, que desvirtúan y crean los mitos de la hipnosis. Aquí se está hablando de Hipnosis Clínica. Lo que si debemos tener en cuenta, a la hora de hacer una sesión de hipnosis, es que debemos realizar un papel que no se limite simplemente a reproducir de memoria un texto previo, sino que debemos entrar a actuar y cuanto mejor actuemos, más convincentes seremos para lograr esa sugestión necesaria. Quiere decir que una persona que se dedique a la hipnosis, más que seguir a pie juntillas un protocolo, debe ejercer de actor (con toda honestidad, pero actuando) y es bueno tenerlo presente a la hora de adentrarnos en la Hipnosis Clínica.

Os recomendamos a Pablo Rubio Canelada desde la Escuela Oficial de Hipnosis (EOH) indudablemente.

Algunos comentarios

Tarifa de precios

Una sesión

77
  •  

Tres sesiones

207
  •  
+ Solicitado

Cinco sesiones

327
  •  

Mitos y leyendas sobre la hipnosis

Preguntas y respuestas

Falso. De hecho a mayor inteligencia, mayor capacidad de focalización de la atención.

Falso. Esta creencia tiene que ver con el estado de sueño que se le supone a la hipnosis.

Falso. Esta creencia pertenece a personas muy vinculadas con la religión y que desconocen el funcionamiento del cerebro, creyendo que es un ritual satánico.

Se parte de la premisa de que nadie puede hacer nada que no quiera hacer y mucho menos contestar o realizar algo que no haría voluntariamente o que atente contra su ética o moral.

Todo viene del espectáculo cuando el hipnotizador ordena a alguien ladrar como un perro o comer a mordiscos una cebolla. Si no atenta contra su moral podrá hacerlo.

Falso. En cuanto hay una orden que atente contra las creencias o afecte a su moral, el o la paciente automáticamente abrirá los ojos.

En hipnosis no solo no se pierde la conciencia, sino que se está en un estado hiperconsciente, de tal manera que los sentidos se agudizan.

En el peor de los casos, si el cliente o paciente no consigue profundizar, se habrá llevado consigo una gran relajación.

Escríbeme

Este sitio web utiliza cookies para que usted manifieste que consiente en seguir navegando. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies